domingo, 7 de octubre de 2007

Síndrome de alienación parental en el impedimento de contacto

Por: Lic. Eduardo Ogian
El síndrome de alienación parental o SAP, es una problemática psicosocial que es recurrente en el mundo entero, fue conceptualizado por Gardner en 1992, cómo “el proceso que consiste en programar a un hijo para que rechace u odie a uno de los padres luego de una separación de pareja ó matrimonial sin un fundamento real diagnóstico compatible con Z63.5 ó con el síndrome de Estocolmo y con los rehenes o los sistemas de sectas” (.-en: von Boch-Galhau 2002.).
Un ejemplo, se puede ver en la influencia o manipulación de una madre conviviente sobre su hijo o hija para que rechace o tenga sentimientos hostiles sobre el padre no conviviente ( sin que éste sea una amenaza sobre la integridad de los hijos ó les provoque perjuicios a los hijos), con fines de lograr la madre, resultados favorables en un juicio ó el solo triunfo de su ego. Lo que se plantea, es a partir que no existan razones realmente comprobables como abuso, violencia extrema, consumo de sustancias sin control o trastornos psiquiátricos severos en descompensación en el padre no conviviente. A pesar de lo expresado algunas veces, se recurre falsamente a estos criterios antes planteados para lograr dicho alejamiento.
El SAP, puede llegar muchas veces a destruir lenta y sistemáticamente el lazo con el padre alienado de la relación, y muchas veces provocar consecuencias emocionales serias para ambos: hijos y padres excluidos.
Coincidiendo con Gardner, se ha visto que el sufrimiento de un padre excluido de la relación, presenta un sentimiento intenso de “indefensión aprendida” ( Seligman 1972), exhibiendo muchas veces síntomas de depresión, ansiedad, angustia, irritabilidad y hasta ideación suicida. (Gardner 1999). “…es mas destructivo perder a un hijo por causa del SAP que por fallecimiento. La muerte es definitiva y con ella no hay posibilidad de reconciliación. La mayoría de los padres aceptan al fin y al cabo este doloroso hecho… para algunos padres excluidos es constante el sufrimiento, una especie de “muerte en vida del corazón”. (Von Boch Galhau 2002)
El SAP siempre va asociado al impedimento de contacto, es decir que los padres programadores necesitan de algún tiempo para poder actuar y lograr su cometido, mostrando que su actitud negligente se nutre de tiempo para lograr la programación deseada.
En Argentina, la Comisión Nacional para la Negligencia, abuso y maltrato de niños define el maltrato como “todo trauma no accidental producido con fuerza suficiente para dejar marcas, o que sin evidencias clínicas demostrables provoquen lesiones que requieran tratamiento, y que incluye el abuso sexual, la privación voluntaria de cuidados, alimentos, amparo y amor, por parte de los padres, tutores o personas encargadas de los niños”, y considerando el impedimento de contacto como una forma de maltrato, citamos a Acosta, Aduriz y Albarracín que analizando la victimización infantil en un trabajo en Argentina plantean” Esta situación podría desencadenar un daño psicológico agravado teniendo en cuenta los datos que sugieren que los niños reaccionan mas pasivamente cuando conocen, quieren y confían en la persona que los maltrata” (Acosta, Aduriz y Albarracín 1998)
El SAP suele darse de dos formas, la primera es a partir del impedimento de contacto del hijo con el padre no conviviente y la otra a partir de la reducción sistemática del tiempo que comparte el hijo con ese padre no conviviente.
En el primer caso el método de programación es invasivo y manifiesto, en tanto que el segundo, es un dispositivo “solapado” y de cambios a largo lazo, en el cuál, le es más difícil advertir a los hijos lo que está sucediendo.
El SAP puede revertirse y en general es en la edad adolescente en donde pueden llegar a recomponerse la relación, pero en muchos casos no es sino hasta la adultez que no logra restituirse el contacto (muchas veces concurriendo a un tratamiento psicoterapéutico los hijos por psicopatología severa o trastornos en los vínculos ó en el desarrollo personal y remitiendo o compensándose el cuadro ante el suceso del reencuentro), aunque el peor de los casos, es cuando nunca más se produce el encuentro, y los hijos y sus padres excluidos, padecen el tormentoso y abrumador hecho.
En la zona de Punta Alta y Bahía Blanca en 14 casos de padres masculinos excluidos de la relación parental con la totalidad de hijos por debajo de los 7 años, se corrobora la sintomatología y se han podido comprobar el 78,57 % de pacientes con trastorno de estrés pos traumático, que padecen impedimento de contacto desde 30 días hasta 785 días, con muchas veces recurrencia de excusión luego de un encuentro ocasional o judicialmente ordenado. El 71,4 % manifiesta vivir SAP a partir del rechazo directo de los hijos cuando antes de la separación, sus relaciones eran (según manifiestan) muy cercanas y afectivas.
Podemos enumerar los siguientes síntomas que padece un padre al cuál se les deprivó el contacto con los hijos y que bien podían asimilarse a sintomatología de Trastorno por estrés postraumático

- Los recuerdos y experiencias se revivencian a lo largo de muchos años.
- Se experimentan sueños que reactualiza el trauma.
- La sola mención del tema se reexperimenta con dolor y angustia por mas que el contacto halla podido ser restaurado.
- En algunos casos se experimentan respuestas fisiológicas frente a la exposición o el recuerdo.
- Se siente un miedo interno de gran intensidad cuando se va en búsqueda del hijo por la amenaza persistente a que no se lo permitan.
- En algunos casos se evitan los pensamientos por el displacer y el malestar que recuerdan el hecho traumático.
- En algunos casos dificultades para recordar algunos aspectos importantes del trauma.
- Se suele experimentar una sensación de desapego o enajenación y una restricción de la vida afectiva que puede llevar a un futuro desolador.

Si ponemos el acento en los niños, éstos son la otra parte victimizada, ya que el sentimiento de vacío o desprotección logra apoderarse de ellos en algún momento del día. De investigaciones internacionales recopiladas por von Boch-Galhau, las estadísticas de consecuencias en los niños deprivados del amor de sus padres en su vida adulta, arroja resultados escalofriantes de consecuencias psicopatológicas, por estudios realizados en psiquiátricos de Europa y EEUU.
Bowlby ( 1969 , 1973, 1980)afirma que, cuando el apoyo social aparece temprano en la vida, a través de personas percibidas como fuente de afecto, hace que los niños tengan mas confianza en si mismos, aprendan a ser apoyo de otros y tengan un menor riesgo de psicopatología adulta. Bowlby concluye también que el apoyo social aumenta la capacidad de sobrellevar la frustración y de enfrentar los desafíos. Entre los recursos para el afrontamiento del estrés (Saranson et al 1983) se plantea el apoyo social por lo que la participación de ambos padres en el proceso que los niños viven frente a la separación de sus padres, es fundamental.
En personas adultas investigadas se demostró una cuota de alteraciones significativamente mas alta cuando su padre se encontraba ausente durante un lapso prolongado en los primeros seis años de vida. Mas del 50% de lo hombres y mujeres investigados sufrían de importantes problemas aun siendo adultos si habían crecido sin el padre. Estos conocimientos se ven apoyados por los resultados de un estudio realizado en Mannheim durante 11 años acerca de la epidemiología y el desarrollo a largo plazo de enfermedades psicogénicas ( Franz, M. Et al . 2000 pag 99- 107)
En Punta Alta y Bahía Blanca sobre 24 pacientes adultos con SAP , se observaron 5 pacientes con depresión Mayor crónica ,15 pacientes con trastorno por uso de sustancias( mono o poliadictivas) 8 pacientes con ataques de pánico resistentes a diferentes tratamientos, ( algunos trastornos son comórbidos en distintos pacientes) y distintos tipos de internaciones recurrentes en algunos casos, deterioros a nivel cognitivo, social, escolar y laboral, fracasos recurrentes en distintas áreas, y sintomatología psicosomática entre otras.
Por lo expuesto, podemos apreciar que el SAP a pesar de ser un síndrome poco considerado por algunos… se muestra como un tema no menor y altamente perjudicial sobre la integridad psicofísica de las personas que en muchos casos podría anularla para toda su vida. La perdida de los vínculos familiares no es solo la consecuencia mas grave del divorcio, sino también la causa mayor y defectos a mas largo plazo de disfunciones en el desarrollo y la personalidad de los niños( Fidgor. H., 1998)
Es entonces, responsabilidad de todos profundizar en el tema, nosotros los profesionales de salud mental indagarlo, tratarlo y prevenirlo, los profesionales de la justicia, tener predisposición a resolver legalmente el conflicto antes que llegue a un perjuicio mayor y en el menor tiempo posible, aplicando la jurisprudencia y las leyes que penan estos actos, y entre todos, hacer conciencia del deterioro que provoca el acto violento que conduce al SAP, y evitar que suceda. Así, los problemas de parejas disueltas y separadas, es un problema de solo los adultos , que al fin y al cabo, son ellos los que tienen el conflicto y en las estrategias de afrontamiento de la problemática de la separación o el divorcio, se evite incluir a los niños hipotecándoles el corazón y perjudicándolos para toda la vida.
Cuando falta el padre sea cual fuera la causa, el niño a menudo queda interna y externamente “ colgado” literalmente de la madre con las correspondientes consecuencias del desarrollo de su personalidad. Complejos de simbiosis sin resolver, juegan en muchos cuadros psicopatológicos de la edad adulta, una importante función, por ejemplo, ansiedad, adicciones, trastornos en los hábitos alimenticios, síntomas psicosomáticos ( Mentzos 1998) . Como también pueden acarrear dificultades en la inserción social por déficit en la adaptación e integración. Puede decirse que los niños varones y las niñas necesitan la atención interesada y cariñosa y el ejemplo de padre y madre para poder desarrollar a través de procesos de identificación positivos una identidad masculina o femenina, una saludable autoestima y una conducta de relación y vínculo estable ( Mahler 1989 ; Winnicott 1990). La pérdida de uno de los padres, el niño lo vive como una amputación que va en contra de su autoestima y lo llena de culpa. El niño reprime y disocia el dolor muchas veces creando estructuras que provocan en la adultez trastornos psicosomáticos
Cuando los padres dirimen sus conflictos a costa de los hijos, los únicos perjudicados son los hijos, quienes muchas veces funcionan como elemento de poder en el litigio( Ogian 1998, Metzger 1999) dando lugar al impedimento de contacto arma efectiva para obtener poder y sometimiento de la otra parte, abusando de la necesidad de amor que tienen los hijos respecto de sus padres. Por ello, La importancia del padre para el desarrollo del niño es fundamental (Fthenakis 1988) porque es parte de la red de apoyo que promueve al desarrollo del niño.
Ya durante el embarazo, es decir en el período intrauterino, el niño percibe ( por ejemplo por movimientos de la madre o por la voz del padre) a su padre .Winnicott 1990 y así como la madre es fundamento y nutriente de amor y seguridad, el padre, a partir del segundo año de vida, el niño comienza a desprenderse naturalmente de su madre y para ello precisa al padre quien promueve la individuación, el desprendimiento y la autonomía. ( M. Mahler
, et al 1989 ; H .Petri 1999; F. Dolto 1996)
“Desde fines de los 90 se está prestando cada vez mayor atención al fenómeno del SAP en Europa- especialmente en Alemania- en el debate psicológico especializado y en las sentencias de los juzgados de familia.” (Wilfrid von Boch-Galhau 2002). Por ello, nos vemos en la obligación y la responsabilidad de tratarlo y debatirlo en Argentina, ya que es un síndrome más habitual de lo que se imagina y lo mas importante, es que va en incremento.
A es un padre abrumado, hace grandes esfuerzos por reponerse de un dolor infinito que siente en su corazón, entre sueños tortuosos y emociones desgarradoras, por momentos se deprime, por momentos entra en ira e impotencia, por momentos la esperanza le da fuerza y sentido, y me dice “… hace casi un año que no la veo, por momentos me desespero por encontrarla, pero la esconden su madre y su abuela, mi vida ya no tiene sentido , me quiero morir, vivo mas en la policía y juzgados haciendo denuncias que en mi casa…y nada. La justicia tiene sus tiempos, pero mi corazón no aguanta más…pareciera que nadie entiende que es mi hija y la amo y estoy preocupado de saber como está... y cuando no puedo más y me abandono en mi cama, me imagino su carita y tomo fuerzas de no se donde y salgo a buscarla, y nada… y me quiero morir nuevamente….
B es una hija que no veía a su padre desde hace muchos años, una gran inseguridad muta en ataques de pánico paralizantes y en una vida sin proyectos, y me dice “ mi madre se encargó de alejarme de mi padre de mil maneras y con mil excusas” cuando comprende en el proceso psicoterapéutico que necesitó a su padre , es cuando se da cuenta que los motivos de su madre para ese alejamiento habían sido infundados “cuando lo vi, sentí que lo había amado y extrañado toda mi vida y que él me esperaba con tristeza y angustia en su corazón, había abandonado la lucha luego de muchos años de reclamo e insistencia, al fin la impotencia lo llevó a la derrota… cuando nos encontramos, no dejamos de hablar y llorar días enteros, el sabor amargo de tanto tiempo perdido, hoy se me hace difícil repararlo, pero juntos, nuestro amor lo va a lograr”

Referencia Bibliográfica

Acosta, S ; Adúriz , F y Albarracín, D, Revista Interamericana de Psicología, Historias de Victimización infantil: un análisis cualitativo en la construcción retrospectiva de episodios de violencia en la infancia y la adolescencia, Vol 32-2 , SIP,
APA, DSMIV, Masson SA, Barcelona, 1995
Bowlby, La pérdida afectiva, Paidós, Bs. As. 1983
Dolto, F: “La causa de los adolescentes”. Bs. As. Edic. Planeta,1996
Gardner R, The parental alienation síndrome, 1992
Seligman, M ,Teoría de la Indefensión Aprendida , 1975
Von Boch-Galhaus, Wilfrid, en Revísta de Clínica Psicológica, “Síndrome de Alienación Parental (PAS) : influencia de la separación y el divorcio sobre la vida adulta de los hijos”, Fundación Aigle, Bs. As. 2002.
Winnicott,D, Deprivación y delincuencia, adiós, Bs. As, 1990

Sitios en Internet recomendados

http://www.apadeshi.org.ar/contenido.htm
http://sindromedealienacionparental.apadeshi.org.ar/
http://www.anupa.com.ar/